miércoles, 4 de septiembre de 2019

En un Andén del Recuerdo






Hubiera sido una tarde como otra cualquiera
de no ser porque aquel autocar venía cargado de ella.
En aquella vieja estación de autobuses, la espera palidecía
envuelta en un otoño que iba amarilleando el momento 
con las mejores intenciones.

Más tarde,
hubo otras esperas en diferentes estaciones,
pero ninguna fue comparable al resultado de aquella.
En la que unos ojos inundados por el entusiasmo,
le adivinaron entre una muchedumbre aséptica,
en un andén del recuerdo.

Ahora rememora aquel bajar atropellado del autobús
sin perderle de vista,
aquella alegría tan pura y elocuente.
Aquellos pequeños brazos 
tan increíblemente abiertos.

Hubiera sido una tarde como otra cualquiera
si hoy él no comprendiera...
..que hubo un episodio de su existencia
en el que su vida tuvo un cierto sentido,
al ver llegar un autobús rebosante de sus latidos,
dibujados con el pulso amable de la dicha
en aquella inolvidable sonrisa.

                                josé ángel..) 

 

En el Fondo de los Cajones


Entre nuestras escasas victorias
y algún que otro sinsabor,
se nos escapan los días
por una puerta entreabierta.


Abrazados a glorias de antaño
que siguen batiendo las alas
en los rincones de la despensa.

Dejamos que nos pase la vida
como agua que corre por las acequias.


Su sonido monótono nos mece y adormece
con su serena cadencia,
anegando nuestras estancias
con inquebrantable clemencia;
empapándonos de culpas
y ahogándonos en la miseria.


En este fluir de espejos rotos
vamos dejando de ser lo que somos,

para asomamos a los balcones
con las mejores intenciones,
y abandonamos nuestras ilusiones
en el fondo de los cajones.


Y día tras día...
abrillantamos nuestra conciencia

y alimentamos la melancolía
con retazos de antiguos sueños hechos jirones
que se desvanecen sin la menor indulgencia
en los trasteros de los corazones.


Josiño..)